Friday, July 22, 2011

Así deben ser los arzobispos

Catedral de Santiago de Cuba
Ha muerto monseñor Pedro Claro Meurice Estiú, arzobispo emérito de Santiago de Cuba. Meurice era un guajiro hosco, por timidez más que por orgullo, y un hombre que parecía sentirse siempre incómodo cuando estaba en público. Se dice que esa timidez guajira le impidió ser arzobispo de La Habana y cardenal, cosas que un día parecieron estar claramente escritas en su futuro. Me permito adelantar otra teoría.

Meurice fue nombrado obispo por Pablo VI el 1 de julio de 1967. Al ser ordenado era el obispo más joven del mundo: tenía 35 años. Y era el hombre que Pérez Serantes quiso como sucesor en Santiago.


Quien quiera entender la historia de la Iglesia en Cuba en los últimos 50 años debería concentrarse en los casi tres años que median entre el 28 de enero de 1979 y el 20 de noviembre de 1981. Y Pedro Meurice fue la pieza clave que se decidió el derrotero tras esos treinta meses.


El 28 de enero de 1979, en Puebla de los Ángeles, México, Juan Pablo II pronuncia el discurso inaugural de la III Conferencia del Episcopado Latinoamericano. Allí dijo una frase que repetiría luego muchas veces durante su pontificado: "No me cansaré yo mismo de repetir, en cumplimiento de mi deber de evangelizador, a la humanidad entera: ¡No temáis!" Su discurso puso claramente las cartas sobre la mesa: el Papa consideraba la teología de la liberación como una moda peligrosa y falaz, más que como una legítima tendencia teológica. (El que crea que exagero, puede leer el discurso aquí.)


Para monseñor Francisco Oves, arzobispo de La Habana, el discurso del Papa fue una sentencia. Él había llegado a Puebla a proponer un entendimiento con el marxismo. El obispo cubano partía de la tesis de que el comunismo era indestructible y, por tanto, se debía aprender a convivir con él. El Obispo polaco de Roma partía de la tesis contraria: el comunismo podía —y debía— ser destruido.


La historia le dio la razón al polaco. Oves, tras su debacle mexicana, pasaría varios años en las frías bibliotecas vaticanas para después ir a carenar a una parroquia de El Paso, Texas, donde predicó a los inmigrantes mexicanos y comenzó a escribir una historia de la Iglesia en Cuba que nadie sabe cuán adelantada estaba ni adónde fue a parar tras su muerte el 4 de diciembre, fiesta de Santa Bárbara, de 1990, con sólo 62 años de edad.


Tras muchos meses de ausencia de monseñor Oves, el 20 de febrero de 1980, como un curioso regalo de cumpleaños, monseñor Meurice fue nombrado administrador apostólico de La Habana. Cuarenta y cinco días después, el 4 de abril de 1980, comenzó la crisis de la Embajada del Perú en La Habana, seguida por el éxodo del Mariel y la ola de pogromos organizada por la Seguridad del Estado y el Partido Comunista de Cuba con el fin de aterrorizar a los cientos de miles de ciudadanos que deseaban escapar del "paraíso" socialista.

Meurice fue a ver a José Felipe Carneado, aquel estalinista de pura cepa encargado de los "asuntos religiosos" en el Comité Central del Partido. Meurice le dijo que era inaceptable que el gobierno cubano se comportara como una banda de delincuentes; que aterrorizar, patear y linchar a ciudadanos en plena calle por el simple deseo de abandonar el país era inaceptable. Carneado le repitió la versión oficial del gobierno: que ninguno de aquellos horrores estaba sucediendo realmente. La desfachatez con que mentía el viejo estalinista hizo explotar al obispo. Meurice, dando un puñetazo en el buró, le gritó: "Coño, tú sabes que es verdad todo lo que te estoy diciendo". S
i es cierto ese cuento que escuché hace tiempo, mi teoría es que ese puñetazo y ese coñazo le costaron a Meurice el arzobispado de La Habana.

El 1 de enero de 1981 yo tenía 16 años, pero aún recuerdo la homilía de Meurice esa noche en la Catedral de La Habana. Después de rememorar el horror del año que acababa de concluir, se refirió al deseo confeso del gobierno de expulsar del país a todo aquel no se plegara a sus planes. Dijo algo así como que "no se hagan ilusiones, nosotros hemos estado quinientos años en Cuba, y dentro de quinientos años seguiremos aquí". Las homilías de Meurice en aquella época duraban una hora, y uno podía oír una mosca volando en la Catedral. Y nada de lo que decía podía agradar a los mandantes. 

Quizás fue por eso que unos meses después, Meurice volvió a su arquidiócesis de Santiago. Finalmente, monseñor Jaime Ortega fue nombrado arzobispo de La Habana el 20 de noviembre de 1981.

Hoy todos los medios de prensa han recordado las palabras de Meurice ante el papa Juan Pablo II en Santiago de Cuba el 24 de enero de 1998:

"Le presento además, a un número creciente de cubanos que han confundido la Patria con un partido, la nación con el proceso histórico que hemos vivido en las últimas décadas, y la cultura con una ideología"
Los comunistas suelen ser rencorosos. A Meurice nunca le perdonaron ese discurso, la gallardía y la verdad de ese discurso. Los que estuvieron cerca de él en sus últimos años como arzobispo de Santiago saben bien lo tuvo que soportar por haber dicho públicamente aquellas palabras. 

Para terminar, les cuento una anécdota. Baste decir que quien me la contó tiene por qué saberla y es persona confiable. Poco después de la visita de Juan Pablo II a Cuba, los obispos cubanos acudieron a Roma para la habitual vista ad limina
que hacen al papa los obispos cada cinco años. Juan Pablo II fue saludando a los cubanos uno a uno. Al llegar ante Meurice, le tomó las manos, se sonrió y se quedó mirándolo con aquellos implacables ojos polacos. "Pedro Meurice" —le dijo, y se quedó un momento en silencio, apretándole las manos—. "¡Así deben ser los arzobispos!"

Descanse en paz, Pedro Meurice.

6 comments:

  1. Muy bueno, Tersites. No conocía esa anécdota final, muy buena, por cierto. A Meurice lo conocí personalmente en una convivencia saleciana en Santiago de Cuba, allá por 1985. Estábamos en el templo, terminando una de aquellas buenas discusiones, Adrían Gnantt aun era seminarista, creo, y de momento miro para atrás y veo a un señor que se sienta al final, vestido con una camisa blanca de mangas cortas. Pensé que era un feligrés más, hasta que Adrián lo invitó a presentarse. Entre las cosas que supimos por aquel entonces estaba su pasión por el campo y sus visitas semanales a la huerta de "la Hospederia del Cobre" donde sudaba su camiseta trabajando la tierra dos veces por semana. En resumen, un hombre sencillo, inteligente y, sobre todo, muy valiente. Creo que el discurso frente a la tiranía nos enorgulleció a todos. Me contaba mi primo Hectico (epd) que el régimen cortó la luz durante ese valiente discurso. Era lógico, son unos puñeteros cobardes! Saludos.

    ReplyDelete
  2. Muy bueno, nunca mejor dicho eso de "Honrar honra". Hay una anecdota con Gomez Treto, que representaba al laicado cubano con su onda marxistoide en los foros internacionales, dicen que Meurice llego a su casa y Gomez Treto muy contento a brindarle un cafe. Meurice le contesto que no era necesario el cafe, que venia a decirle que ya no se presentara mas como representante de la Iglesia cubana.
    Que descanse en paz nuestro obispo Pedro Meurice con su bien ganado titulo de Leon de Oriente.

    ReplyDelete
  3. Hola!!!, Gracias por este texto. Nos gustaría reproducirlo en la próxima edición de la revista independiente cubana VOCES que hacemos los bloggers desde La Habana. Es posible...? orlandoluispardolazo@gmail.com

    ReplyDelete
  4. Gracias por este merecidísimo trabajo sobre Mons. Pedro Meurice. Con todo respeto y sin permiso, me permito reproducirlo en el blog que dirijo. ¡Es un homenaje a la memoria de un gran cubano y un verdadero sacerdote de Cristo!
    lagarx2@verizon.net

    ReplyDelete
  5. Yo escuchaba cuan "grande" era su espiritu de la boca de Tia Ana y Olga mi prima. En mi desencanto sobre el apoyo de la Iglesia a los exiliados cubanos siempre fue su gran ejemplo de hombre y de sacerdote quien me hizo recuperar mi esperanza en el futuro. Y eso es muy dificil hoy dia. Dios esta feliz en tenerlo a su lado y aca en la tierra sus feligreses estan muy triste!!!!

    ReplyDelete
  6. Un hombre admirable el arzobispo Meurice.Y lo digo convencido por el relato, sin más.

    Después de leer ese panegírico, espero que Cuba tenga una transición como la que tuvimos aquí en España, donde se "perdonaron" todas las tropelías de postguerra ( no del periodo 1936-1939 ), auspiciadas por un sector importante de la Iglesia, aunque también sería admirable un cambio como el de Polonia, pero me temo que El Vaticano destina sus bienes terrenales a causas más o menos interesadas, y Cuba no tiene un papel fundamental en el escenario político actual.

    Por lo demás, no veo diferencias sustanciales entre dictaduras como la chilena o la cubana, y no me refiero al origen desde luego. Todos, creo entender, a estas alturas y con una cierta edad, ya sabemos como terminan estas historias.

    Como dicen vuestros vecinos del norte, que tanto os desean ( no confundir deseo con amor):
    God bless America ( pero a toda America, no sólo a la "suya" ).

    Buenas noches desde Galicia,a la espera de un mundo más justo.

    ReplyDelete