Tuesday, May 29, 2012

Ernest Hemingway y Nicole Kidman: desnudos en el Spoon River


Anoche vi el estreno de "Hemingway & Gellhorn", la película de HBO sobre los amores de Papa y Marty durante la Guerra Civil española y durante la guerra incivil que después lucharon uno contra el otro. Hemingway debió ser un tipo absolutamente insufrible: de eso no tienen duda ni siquiera los que releen con devoción (como este servidor) lo mejor de su obra e incluso algunos de los textos donde su famoso detector de mierda se le había descompuesto. Pero que fuera insoportable no estorba para leerlo. Ahora bien, si Papa era un tipo tan encartonado como nos sugieren las películas recientes (esta de anoche y la de Woody Allen hace unos meses), uno no logra explicarse qué podría haber inspirado a Ava Gardner a bañarse desnuda en su piscina de San Francisco de Paula.

Y hablando de bellezas desnudas, ni siquiera la repetida presencia de los senos  de Nicole Kidman, ni sus ojos de pantera en celo, logran salvar esta película que a ratos parece filmada en Instagram como mendigando la caridad de nuestra nostalgia. Martha Gellhorn, cuya figura intenta rescatar la película, aparece más veces desnuda en la cama con Hemingway que vestida ante la máquina de escribir. ¿De qué valen entonces esas tomas de una Martha envejecida aclarándole al espectador que ella es ella y no la mujercita de Papa? Suena tan falso como ese Hemingway que explica su supuesta invención del daiquirí en un Tropicana de cartón tabla o el Hemingway que parafrasea The Old  Man and the Sea avant la lettre para describir a su mujer lo que piensa de la victoria de Franco. Los realizadores se enfrentaron a un dilema que les resultó insalvable: hacer de Martha Gellhorn el centro de la historia o rociarla de arriba abajo
 con el daiquirí de Hemingway para que el bar tuviera más clientela. Y esa guerra la pierde la película, como perdieron Martha y Ernest la guerra de su matrimonio.

Pues bien, a lo que íbamos.... Para resarcirme de esas dos horas, terminé la traducción de un poema que trata sobre otro matrimonio bélico: el de Ollie y Fletcher McGee, según lo cuenta Edgar Lee Master en su Spoon River Anthology. Pensé que este poema podría explicar mejor el recuerdo que Martha Gelhorn tenía de Hemingway que esa película inyectada de botox como el rostro antes perfecto de Nicole Kidman. Aquí tienen la traducción.


Ollie McGee 

¿Han visto caminando por las calles del pueblo
a un hombre siempre cabizbajo y de rostro malicento?
Ese es mi marido que, con secreta crueldad
Jamás manifiesta, me robó mi juventud y mi belleza;
Hasta que finalmente, arrugada y con los dientes amarillos
Y con el orgullo roto y abyecta sumisión,
Me hundí en la fosa.
Pero, ¿qué creen ustedes que roe el corazón de mi marido?
El rostro que alguna vez yo fui, ¡el rostro en que me convirtió!
Eso lo está arrastrando a este sitio donde yago.
Mi muerte, entonces, ha sido mi venganza.

Edgar Lee Masters



Ollie McGee 

HAVE you seen walking through the village
A man with downcast eyes and haggard face?
That is my husband who, by secret cruelty
Never to be told, robbed me of my youth and my beauty;
Till at last, wrinkled and with yellow teeth,
And with broken pride and shameful humility,
I sank into the grave.
But what think you gnaws at my husband’s heart?
The face of what I was, the face of what he made me!
These are driving him to the place where I lie.
In death, therefore, I am avenged.

Edgar Lee Masters


[Poemas de la Spoon River Anthology que he traducido y colgado aquí anteriormente: Hare DrummerFrank DrummerHarry WilmansWalter SimmonsCassius HuefferLucinda MatlockBenjamin Pantierla Sra. Pantier]

8 comments:

  1. Esa fina ironía. La tuya y la de Edgar Lee Masters.
    Saludos.

    ReplyDelete
  2. Me niego a que una rubia esquelética sea el amor de mi amor, en pantalla ni en parte alguna. Me niego, así de simple.

    ReplyDelete
  3. Muy Bueno su comentario. Todavía no vi la película, no se cuando podré hacerlo. Pero para Ernest y para Marta se necesitan dos actores con capacidad para mostrar dos vidas difíciles y un guión muy aceitado para atraer al que no conoce el tema. Con la película de Allen pasó que sirvió para mostrar que poco sabía la gente sobre esa Generación casi perdida. Sospecho que con esta puede pasar los mismo. Lo felicito y voy a citar su autoría y expresión "...detector de mierda descompuesto" .Le escribo a su correo a propósito de mi blog heminguayano.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Oscar:

      Gracias por pasar, leer y comentar. Le recuerdo que lo del "detector de mierda" no es mío, sino de Hemingway. Está en la entrevista con George Plimpton si no me traiciona la memoria. Plimpton le pregunta sobre qué es lo más importante para ser un buen escritor, y Hemingway le responde que es "tener un detector de mierda innato y a prueba de golpes" ("The most essential gift for a good writer is a built-in, shock-proof, shit-detector."). Otra vez, muchas gracias por leer y comentar. Un cordial saludo,

      Tersites

      Delete
  4. Tersites Domilo: Si de acuerdo es de Hem entrevistado por Plimpton para el entonces The Paris Review. Pero lo que me gustó fue la expresión "... descompuesto" dando a entender en forma sutil que en algunas obras no funcionó. En fin y de paso le consulto ¿Podría,con su permiso explícito,reproducir su comentario en mi blog heminguayano? Si fuera posible le agregaría un perfil suyo y dos palabras relatando porque pongo este texto que lo tomé de una Alerta Google.
    Mi blog es www.hemingwayoskar.com.ar
    Gracias por prestar atención a mi consulta.
    Un respetuoso saludo.
    Oscar Sosa Gallardo

    ReplyDelete
    Replies
    1. Estimado Oscar:

      Muchas gracias. Por supuesto que usted puede colgar en post en su sitio. Es un honor. Saludos y muchas gracias,

      Tersites

      Delete
  5. Love Edgar Lee!!!

    ReplyDelete
  6. Hola Tersites, no he visto estas pelis, pero despues de tu critica... No me quedan ganas de verlas. Me gusta el poema de ELM, como el resto de Spoon River Anthology. Al final del segundo verso no es "rostro macilento"? (disculpa mi falta de acentos). Como siempre, un gusto leerte. Saludos.

    ReplyDelete