Sunday, February 24, 2013

Si el tango es cubano...


Hace unos días colgué aquí mi traducción de la primera parte de un un largo artículo de Winthrop Sargeant de 1946 sobre la música cubana: "Cuba's Tin Pan Alley". Como dije en ese post ("Cuba sin música, ¿una república bananera más?"), pondré esta semana, en dos partes, el resto del artículo de Sargeant. Pero antes quieron agregar algo[Quien quiera leer el artículo completo en español y sin comentarios, puede ver mi traducción íntegra en el post "El Tin Pan Alley cubano".]

Varias personas han comentado la afirmación de Sargeant sobre el origen cubano del tango. Dice Sargeant: "Los cubanos inventaron también el tango, que exportaron a Argentina, dando así a los argentinos la forma musical que luego se convertiría en la más característica de su folclore". Se preguntan algunos lectores sobre qué opinarán los argentinos al respecto. Los cubanos compartimos la noción —errónea e injusta, por supuesto— de que la historia de la música argentina se resume al tango y al Dúo Pimpinela. 
Y cualquier teoría que reduzca ese acerbo musical exclusivamente al Dúo Pimpinela difícilmente sería una buena noticia para nadie. De ser cierto lo que sugiere Sargeant, y teniendo en cuenta las más recientes versiones de la biografía de Gardel, algún malintencionado podría decir que el tango es un ritmo cubano que popularizó un francés criado en Uruguay.   

La idea de que el tango proviene de Cuba era moneda común desde la segunda década del siglo XX. Los ejemplos abundan, pero baste, como muestra, citar lo que dice Blasco Ibañez en Los cuatro jinetes del Apocalipsis, su novela de 1916:



"Un nuevo placer había venido del otro lado de los mares para felicidad de los humanos. Las gentes se interrogaban en los salones, con el tono misterioso de los iniciados que buscan reconocerse: «¿Sabe usted tanguear?...» El tango se había apoderado del mundo. Era el himno heroico de una humanidad que concentraba de pronto sus aspiraciones en el armónico contoneo de las caderas, midiendo la inteligencia por la agilidad de los pies. Una música incoherente y monótona, de inspiración africana, satisfacía el ideal artístico de una sociedad que no necesitaba de más. El mundo danzaba... danzaba... danzaba. Un baile de negros de Cuba introducido en la América del Sur por los marineros que cargan tasajo para las Antillas conquistaba la tierra entera en pocos meses, daba la vuelta á su redondez, saltando victorioso de nación en nación... lo mismo que la Marsellesa. Penetraba hasta en las cortes más ceremoniosas, derrumbando las tradiciones del recato y la etiqueta, como un canto de revolución: la revolución de la frivolidad. El Papa tenía que convertirse en maestro de baile, recomendando la «furlana» contra el «tango», ya que todo el mundo cristiano, sin distinción de sectas, se unía en el deseo común de agitar los pies, con un frenesí tan incansable como el de los poseídos de la Edad Media."

Por otra parte, todo se podría tratar de un mal entendido. La definición de "tango" que da Esteban Pichardo en su Diccionario provincial casi-razonado de vozes cubanas de 1862 podría explicarlo. Pichardo afirma que el tango es una "r
eunión de negros bozales para bailar al son de sus tambores y otros instrumentos". ¿Podría ser acaso que hemos llamado "tango" a cosas absolutamente distintas para luego llegar a confundirlas? ¿O será por el contrario que el tango nació en Cuba en el siglo XIX en aquellas reuniones esclavos recién llegados de África que menciona Pichardo?

Pronto pondré mi traducción de la segunda y la tercera partes del artículo de Winthrop Sargeant. Hasta entonces.

9 comments:

  1. El origen del tango es un tema muy debatido. Pero entre los argumentos que son generalmente acceptado está que el tango tiene sus origines en la Habanera, el Candombe y posteriormente influencias españolas e italianas.

    ReplyDelete
  2. Muy interesante el equivoco y tambien tu pregunta. Es raro creer que el tango aparecio en Cuba, pero bueno, al parecer es un tema pendinte.

    ReplyDelete
    Replies
    1. muy buenas tardes, si consideramos que la primera partitura con el genero tango escrito se encuentra en Cuba en el siglo XIX ya no pareceria tan raro que provenga de alli, mucho menos considerando que era mucho mas española y con una mayor poblacion afro que la buenos aires analoga.

      Delete
  3. En lo que respecta al origen del tango que apunta a la habanera, nada más hay que oirlas. Y luego, el tango. Y la habanera, es un "canto de ida y vuelta". Suelo tomar, por ejemplo, la Habanera de la ópera Carmen que Bizet le habría comprado a Sebastián Yradier, y luego, escuchar cualquier tango.
    Jorge Luis Borges dijo en algún lugar: "La Habanera, esa madre del tango".

    ReplyDelete
  4. Después de 14 años en Buenos Aires y de haber escuchado muchas versiones de la historia del tango, me inclino a pensar que es como casi todo, una mezcla. El melting pot del que están hechos muchos de los ritmos de este lado del mundo.
    La habanera es un enorme referente del tango. Sin embargo, tiene muy poco de cadera y mucho de pierna, a la hora de bailarse. Y eso hace una diferencia con los ritmos nuestros más populares, donde siempre la tendencia de los bailadores es la de mover las caderas.
    Tengo un amigo argentino que dice que el tango es un baile de entrepierna.
    Gracias, como siempre, Tersites.
    Saludos.

    ReplyDelete
  5. la cubania de la habanera es discutible no asi la asecndencia de esta sobre el tango. el cuento del tasajo suena bien como hipotesis de cafe pero ni argentinos ni uruguayos tenian que importar ritmos negros de ninguna parte.

    ReplyDelete
  6. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  7. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  8. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete