Saturday, July 21, 2012

Frank Guiller: el cristal con que se mira

Nota: Todas las fotos que aparecen en este post son obra de Frank Guiller.


Frank Guiller (FG) usa unas gafas que debe haber heredado de algún viceministro de agricultura soviético de los años setenta. Y ahí debe estar la clave de su secreto.

He visto a FG una sola vez. Le dije que me gustaban las fotos que cuelga en Facebook, que me gustaban muchísimo. Me aseguró que esas fotos eran un intento de desmitificar al fotógrafo. Le dije que en ese caso el resultado había sido un rotundo fracaso, pues sus fotos solo alimentan el mito. Me parece que no le importó que le dijera ninguna de las dos cosas, pero no me atrevería a asegurarlo: uno no le ve la cara a FG detrás de esas gafas moscovitas que podrían tener un área más grande que cualquiera de las tres repúblicas del Báltico.


El hecho es que las fotos que cuelga en Facebook me han sorprendido cada día por casi seis meses. Uno se pregunta cómo demonios alguien puede hallar, divisar, reconocer y captar en su cámara tantos rostros horripilantes, bellos, repulsivos, desolados o alucinados como lo hace cada semana FG.

Se lo dije en cuanto me lo presentaron: "¿Cómo puedes hallar todos esos rostros en las calles de New York? Yo camino al menos diez cuadras en Midtown cada día y no veo ni la décima parte de los que tú descubres." Me dijo que debía ir al Downtown, que allí sí pululaban las mujeres del Renacimiento y los iluminados del Medioevo y los desesperados del siglo XXI. Bueno, pensé, ¿se creerá este tipo que nunca he ido al Downtown? Tuve la sensación de que me estaba mintiendo.

Y no son solo los rostros. Cada escena que retrata Frank Guiller, cada calle, cada semáforo parece ser un trozo de una futura nostalgia. Es como si pudieras oler los pretzels quemados de los carritos ambulantes y escuchar la sirena del carro de bomberos y sudar el calor de este julio tropical en los senos de esa muchacha; y saber exactamente lo que vas a sentir cuando veas esas fotos de aquí a veinte años.



Y no son solo los rostros y las escenas; es también el instinto con que elige los filtros, los colores o la manipulación demoniaca a la que somete cada foto. FG sabe la intensidad de luz y la coloración exactas del aburrimiento, la lujuria, el cansancio, la tristeza y otros cincuenta y tres sentimientos humanos. Y lo demuestra cada día con una, cinco o diecisiete fotos.

Estoy convencido de que el tipo nos engaña. Sus fotos no pueden ser obra de una sola persona. Nadie puede encontrar tanta gente y tantos lentes, y tantos filtros y tantas muchachas lunáticas. Mi teoría es esta: Frank Guiller debe ser en realidad el hijo del viceministro de agricultura soviético que fue el dueño original de sus gafas. Sospecho que aprendió a hablar español de Centro Habana para despistar, pero que tendrá los dineros mal habidos de su padre en alguna cuenta secreta. Con ese dinero probablemente le paga a una docena fotógrados —mercenarios exsoviéticos de Brighton Beach— para que cada día salgan a la calle a tomar cientos de fotos que le entregan en la tarde y entre las que él selecciona las mejores y las cuelga al otro día en Facebook. Y usa esas gafas totalitarias como un camuflaje tras el que esconde su tremebunda historia.

Frank Guiller
Si mi teoría no fuera demostrable, entonces habría que aceptar que Frank Guiller es un fotógrafo de un talento y una sensibilidad singulares. Y que es además un artista que trabaja como un perro, y tiene el olfato de un perro para descubrir esos pequeños milagros que luego ves en la pantalla de la computadora y te hacen perdonar toda la otra tontería que vas a encontrar en Facebook.

Nota: Todas las fotos de este post fueron tomadas de la página de Facebook de su autor, Frank Guiller, quien tuvo la generosidad de permitirme usarlas.

















32 comments:

  1. Frank, maestro y amigo. Sus fotos son una crónica invaluable de la ciudad, de la vida diaria, con un toque de glamour.
    Todos estamos fascinados con esas tomas.
    No dejo de sorprenderme por la oportunidad de su lente.
    Gracias Tersites, por tu propia mirada de ellas y ese toque de fino humor, tan tuyo.

    ReplyDelete
  2. Excelente trabajo Frank, has captado la energia de esta ciudad con mucha creatividad, felicidades!! Alejandro Garcia.

    ReplyDelete
  3. Bello texto, Tersi... a la altura del referente. El secreto del hombre es sencillo, anda con el rifle al hombro todo el tiempo y lo usa más de 24 veces por segundo, lo he visto operando como un tigre en la jungla del asfalto.

    ReplyDelete
  4. Tersites, me gusta la manera con que esta escrito este blog, elegantemente informal, y muy certero con respecto al fotografo Frank Guiller, su fotografia es exquisita.

    ReplyDelete
  5. Me encanta lo que escribiste, de la misma manera me encanta lo que Frank hace. T

    ReplyDelete
  6. Gracias por tan buen articulo y la manera tan interesante de elaborarlo te agradezco con intensidad y te congratulo por la manera tan desenfadada de verme. Un abrazo

    ReplyDelete
  7. me parece un artículo muy interesante y describe humoristicamente los personajes únicos que captas con tu cámara y tu lente telemétrico. Realmente tus fotografías son muy buenas y, como una película de Woody Alen, voy descubriendo NY y las especies que la habitan. Me agradan verlas y las repaso diariamente, tanto por los temas (el telefono, el paragua, los músicos, etc) como por la llamativa relación de los colores que, intentando volver a soluciones de la fotografía analógica creas una muy nueva visión...

    ReplyDelete
  8. Muy interesante punto de vista sobre el trabajo de Guillen. Opiniones inteligentes
    Tu blog tiene puntos de contacto con CubanNewYorker, no estoy seguro que el nombre es correcto pero te lo recomiendo.

    ReplyDelete
  9. Tersites, leo que felizmente te ha hecho Rank lo que a mí, y te ha ondulado el mar como al niño del encabezado de tu blog.
    Muy buen artículo, muy ingenioso.
    Felicitaciones!

    ReplyDelete
  10. Maravillosas fotos, maravilloso texto (me fascina su desenfado, maravilloso Frank...

    ReplyDelete
  11. Spasiva, Tersites..

    ReplyDelete
  12. Hace tiempo no leía algo con tanto sentido en materia de crítica del arte...

    ReplyDelete
  13. Es muy sencillo saber que por esa area andan todos los exsovieticos entre la 11 street hasta la 16 street desde Broadway hasta la 6ta avenida,pero mi amigo mas que exparuski,lleva mas de un judío errante, recogiendo imagenes en vez de monedas.me da gracias lo de agente sovietico,muy bueno el articulo y leible,porque me capto la curiosidad con que describe la obra de Frank,pero lo que muchos no saben es que tiene todo el tiempo del mundo y sobre todo el espacio de poder captar lo que quiere porque trabaja a solo un bloque de la reserva inhumana.es un cazador de especies rara, porque la laguna esta en su patio.tiene ojo y una camara con ráfaga.Gracias Frank por tantas imagenes que muchos dejamos pasar por el apuro y porque a New York City muchas veces voy "por algo" y con la misma ya estoy en el subway de regreso a New jersey.

    ReplyDelete
  14. Claro, el diablo no está en el detalle, el diablo es el detalle; que Rank Uiller sea en realidad realidad el hijo del ex funcionario soviético no sería tan importante, la cosa está en las gafas. Las gafas tienen un efecto retroalimentador en el area del cerebro [¿o es del ojo?] que fracciona los colores, y de ahí lo de la manipulación demoniáaca... o tiene ese talentazo que dices, pero eso es demasiado brutal.

    ReplyDelete
  15. Excelente retrato de una ciudad unica. El ojo traspasa las gafas y se pone a pasear por el entorno del fotografo, hasta que encuentra lo que nadie mas ve. Imagenes fantasmagoricas de gente de cada dia que vive y/o sobrevive, siempre a raz del suelo, en medio de tanto cristal, acero y concreto. Sin tiempo para soñar.

    ReplyDelete
  16. Excelente critica bien llevado y con gran sentido del humor, gran buena combinación donde se mezcla buen arte y buena critica, creo que Tersites juega y encuentra el estado más solido de su obra y también entrega al lector que le sigue con afán un relato que sea hace entretenido, animado y con ganas de seguirlo editando el nivel en el que te mantiene o estas y traduciendo la fotografía el arte de mirar del artista, me gusto mucho los felicito a los dos, gran trabajo buena polaridad que sigan saliendo coas así de los dos.
    R.L.

    ReplyDelete
  17. Lo que ocurre es magico, inmesurablemente antoja a vivir, unos ojos intangibles revelando el misterio de una humanidad, elementos que valen la pena advertir. Frank Guiller y el hallarse en torno de el, su don de observacion, mas la combinacion del color sin perseguirlo, simplemente apoderado de el...me hace mirarme en el y ver a hombre con ojos nuevos cada amanecer, en la cosa mas corriente, mas cruda, mas humilde o abismantemente bella de una ciudad que nunca muere.LP

    ReplyDelete
  18. Excelente artículo sobre la obra de Frank Guiller, magnífico catalizador del alma de aquellas personas que transitan a diario las calles de NY y cuyos disparos certeros nos muestran, desde esa mirada de cíclope, virtud, verdad y talento. Fotografía, arte y pensamiento.

    ReplyDelete
  19. "Estoy convencido de que el tipo nos engaña. Sus fotos no pueden ser obra de una sola persona. Nadie puede encontrar tanta gente y tantos lentes"
    La misma escencia de Paquito, pero es un engan~o inofensivo, dulce, ingenuo. Paco es uno de los artistas mas completos que he conocido en el exilio. Julio.

    ReplyDelete
  20. maravilloso articulo, maravilloso arte, los dos muy buenos....
    Mario Martinez

    ReplyDelete
  21. "Y que es además un artista que trabaja como un perro, y tiene el olfato de un perro para descubrir esos pequeños milagros que luego ves en la pantalla de la computadora y te hacen perdonar toda la otra tontería que vas a encontrar en Facebook"... AMEN

    ReplyDelete
  22. Para entender las fotos de Frank Guiller se necesita mirar más que con sus gafas, observar con esos ojos críticos de una sociedad en la que nos reflejamos todos y de todos lados. Basta con asomarse a su lente para sentir que es uno quien posa sin posar, del otro lado, antes del acertado click de su cámara. Es deambular por las calles que podríamos conocer todos y detenernos a reconocer un mundo que vivimos, padecemos y no siempre miramos tan detenidamente.
    El dolor surgido del color... la soledad surgida de los rojos intensos... la velocidad que emerge de esos amarillos inconstantes... de pronto un verde recordándonos que pese a todo hay vida en cada alma... Luces, calles lavadas por la lluvia, gente manifestando su presencia, mujeres justificando su ausencia, hombres reprimiendo su fuerza y todos enterrados en grandes edificios tan llenos de un límbico gris.
    Este maravilloso texto que no solo perfila el trabajo de Frank, sino lo determina, debe hacerlo sentir un orgulloso artista. Muchas gracias a ambos. Akbal.

    ReplyDelete
  23. Si Tersites, me ha gustado mucho muy agradable articulo y las fotos geniales.
    SR

    ReplyDelete
  24. dicen que Picasso dijo que el problema del arte no era buscar sino encontrar. Rank esconde su pupila dtras de esas gafas porque de otra manera quedaria ciego con todo lo que ve y que nos administra muy sabiamente. Confieso quue cuando abro FB y no encuetro sus fotos me pongo nostalgica
    Martha Limia

    ReplyDelete
  25. Yo que tengo la oportunidad de estar a lado de Frank todos los días, les puedo decir que no va ni al baño sin su cámara. Todo lo que ve, lo ve através de ella. Por algo no se le escapa nada, y aún así me sorprende lo que encuentra.

    Giselle

    ReplyDelete
  26. En algún lugar de Africa dirían que Frank es un devorador de almas, y debe ser así, porque atrapa con su cámara la esencia humana. Tiene una sensibilidad especial en la mirada, más allá de técnicas, filtros, composiciones, luces o colores. Es capaz de superar la barrera del medio y hacer de sus imágenes un elemento vivo. Fijaos si no los ojos de sus retratos que te miran diciéndote ..... Ven ... Déjame que te cuente ....
    Cuéntanos Frank, dónde va la libélula que vaga de una vaga ilusión.

    Carolina.

    ReplyDelete
  27. ....Y no son solo los rostros y las escenas; es también el instinto con que elige los filtros, los colores o la manipulación demoniaca a la que somete cada foto. FG sabe la intensidad de luz y la coloración exactas del aburrimiento, la lujuria, el cansancio, la tristeza y otros cincuenta y tres sentimientos humanos....
    estot resume su habilidad como gran artista pocos fotográfos tienen este tipo de proposición la cual acerca el artista al sujeto gran revelación, extraordinario trabajo de profesión ... Un saludo Tersite

    Ileana Majines

    ReplyDelete
  28. Que buena obra y que bien escrito.

    ReplyDelete
  29. Es que es Maestro!!!Aunque se encapriche en que lo llamen amigo!!!

    ReplyDelete