Monday, September 17, 2012

Obama y la media luna: es [más] complicado

En dique seco. Foto: Tersites Domilo
Hace unos años, cuando Bush Jr. era presidente, mis amigos republicanos me decían que los árabes odiaban a Estados Unidos por envidia, porque les molestaba la libertad. La explicación me parecía "self-serving", como dicen los gringos. O como decía mi abuela, que "la recomendación venía de muy cerca".

Por suerte tengo amigos demócratas también. Ellos me explicaron que el asunto no tenía nada que ver con la envidia. Bush era un idiota y un prepotente, y los árabes reaccionaban a esa prepotencia. Una vez que tuviéramos un presidente inteligente y sensible, me aseguraban, todo sería mejor.


Hace muchos años me compré The Story of Civilization, una historia universal escrita por Will y Ariel Durant entre 1935 y 1975. Los Durant muestran ese divertido cinismo que es más común entre los italianos que los gringos, y que se adquiere leyendo demasiados libros de historia o viviendo en una civilización muy vieja. Will Durant —él escribió ese tomo— afirma que el mundo musulmán nunca se recuperó de la desoladora visita que Gengis Khan le hizo en Samarcanda en 1220. La civilización de la cimitarra, la filosofía y el álgebra, comenzó a cerrarse al mundo exterior y a recelar de sus propios creadores.


Los primeros 600 años fueron espléndidos para los discípulos de la media luna, dice Durant, pero los últimos ocho siglos han dejado mucho que desear. Quizás parezca un detalle sin importancia, pero a lo mejor (pensaba yo), podría tener algo que ver con el problema. Se los dije a mis amigos demócratas, pero me dijeron que Will Durant era un cabrón reaccionario. 


Recordaba eso en estos días porque se nota ahora cierta renuencia a explicar por qué tantos chicos del Medio Oriente y sus alrededores han decidido visitar las embajadas americanas para explicarles a los gringos su opinión sobre una película que acaban de ver en YuoTube. Ni siquiera la muerte del embajador americano en Libia motiva a los analistas. La sección dominical de opiniones de The New York Times de ayer trae diez sesudos artículos de los mejores opinionantes de la nación, pero ni uno solo de esos textos está dedicado a los sucesos de esta semana en el Medio Oriente. Sólo mencionan la crisis dos veces... para criticar los desaguisados de Romney y Ryan.


De modo que uno no sabe ya qué pensar. ¿Será que esos jóvenes árabes no saben que tenemos un presidente inteligente y sensible, que da unos discursos preciosos en El Cairo? ¿Será que el problema no se resumía a que Bush era brutísimo? ¿Será que Obama, en su estilo, puede ser tan idiota como Bush? ¿Será que las relaciones de un imperio pre[im]potente con una civilización espasmódica son siempre complicadas? ¿Será que Will Durant sabía un par de cosas? No lo sé, mis amigos demócratas y los columnistas del New York Times, usualmente tan locuaces, andan en estos días muy callados... así que estoy más desorientado que un esquimal en el Sahara.

5 comments:

  1. Muy bueno Tersites, muy bueno. Un abrazo

    ReplyDelete
  2. Amigo Tersites, tocas un tema peliagudo. Me parece que el mundo musulmán es totalmente incomprensible desde nuestro punto de vista.

    ¿Por qué es EE.UU. el blanco predilecto para descargar la frustación? Dejando de lado el apoyo abierto a Israel, la política externa de EE.UU. hacia los estados musulmanes en los últimos años, de gobiernos republicanos y democrátas, ha tratado de ser conciliadora. Entonces, ¿por qué? El otro día leí la opinión de un experto sobre lo que pasaba con Egipto. En síntesis, los norteamericanos por años ayudaron a Mubarak, y ahora también le extendían esa ayuda a los que habían derrocado a Mubarak, por ende, según el articulista, los egipcios entienden que los norteamericanos no son confiables. Vaya usted a saber.

    Me atrevo a sugerir que mucho tiene que ver con la situación de gente pobre y en muchos casos ignorante, gobernados por clanes o líderes ungidos por "fuerzas mayores", viviendo donde la religión permea todos los aspectos de la vida, la política-legal inclusive. Mira el caso en Paquistán del asistente de una madraza que acusó a una niña cristiana de 12 años de quemar unas páginas de un Corán. La policía comprobó que la niña (fue arrestada) solamente incineró unos pedazos de madera, no obstante, tuvieron que relocalizar a toda la familia para ponerlas a salvo de las turbas. ¿Qué puede persiguir un clérigo con semejante acción? Y qué de las luchas armadas, no filósoficas, entre chiítas, sunitas, alawíes, drusos, sufíes, etc.

    Es una tragedia el asesinato del embajador Stevens y de las otras víctimas en Libia. Chris Stevens era un enamorado de la cultura del Medio Oriente desde su juventud, cuando trabajó de maestro en Marruecos con los Cuerpos de Paz.

    Saludos.

    ReplyDelete
  3. This comment has been removed by a blog administrator.

    ReplyDelete
  4. Ayer leí un artículo sobre un atentado terrorista ocurrido recientemente en Afganistán. En el artículo se mencionaba brevemente que la esposa de una de las víctimas del atentado gritaba "Death to America" frente al cuerpo de su marido. Que conste que el atentado lo llevó a cabo un miembro de al-Qaeda que planeó matar a civiles, ya que hizo explotar su bomba en medio de sus coterraneos. Entonces, ¿por qué "Death to America"?

    La prensa no habla del asunto porque no hay nada que hablar, nada que dialogar, nada que analizar. A ver hasta donde dura. Pero si los republicanos estuvieran en el poder otro gallo cantaría: porque los republicanos no son personas sensibles y entonces sí habría que denunciar en la prensa que su falta de visión es la que produce estas reacciones de los musulmanes.

    ReplyDelete