Saturday, March 24, 2012

En los zapatos del Cardenal

El día 14 de marzo, el Arzobispado de La Habana informaba que en el día 13, trece personas, identificándose como disidentes, habían entrado a la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad y se negaban a abandonar el templo. (Se supondría que en Cuba todo el mundo sabe que el 13 es número de mala suerte, pero eso ese otro cuento.) El resto de esta historia es conocido, y es un hecho que marcará la imagen de la Iglesia en Cuba y el episcopado del cardenal Jaime Ortega. Y que hará que muchos juanes lo piensen dos veces antes de montarse en cualquier bote confiando su suerte a la protección de Cachita. Pero volvamos a la nota de prensa original, que parece sacada de una edición de Pravda de la época de Brezhnev, pero que sugiere algunas preguntas necesarias.

La nota apareció primero —se supone— en el sitio web de la Arquidiócesis, para luego pasar al Granma, donde la colgaron* a las 7:00 p.m. del día 14, es decir, poco más de 24 después del inicio de la "situación crítica". En esas 24 horas, ¿qué había logrado averiguar el redactor del comunicado? Varias cosas: 
1. "Se trata de una estrategia preparada y coordinada por grupos en varias regiones del país"; 2. "No es un hecho fortuito, sino bien pensado y al parecer con el propósito de crear situaciones críticas a medida que se acerca la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba"; 3. "otros grupos y personas disidentes fueron convocados a ocupar templos en otras diócesis".

Si en la Arquidiócesis de La Habana sabían todo eso el día 14 a las 5:00 p.m., ¿es posible creer que la Seguridad del Estado no supiera absolutamente nada del asunto 24 horas antes? 
¿Cómo se puede explicar que los omniscientes agentes de "Las razones de Cuba" de pronto hayan quedados ciegos ante una acción de protesta coordinada entre decenas y decenas de personas de varias provincias del país? 

Aceptando la tesis más probable —que las autoridades sabían lo que iba a suceder y decidieron callarse y permitir que ocurriera—, ¿qué objetivo perseguían con esa estrategia?
 Y, lo que es más relevante¿no se habrán hecho esa misma pregunta ese día en el Arzobispado de La Habana? ¿Habrá sido esa extraña ignorancia gubernamental la que llevó al Cardenal Arzobispo a tomar la decisión de llamar a la policía para que sacara a los disidentes del templo?

Orlando Luis Pardo Lazo, en un artículo desgarrador, ha dicho que la nota prensa de Orlando Márquez fue el "suicidio de una ilusión". Sin dudas, en la esquina de Salud y Manrique murieron ese día varias ilusiones. Pero quizás no se trate de un mero suicidio.

Criticar al Cardenal de La Habana es, desde hace tiempo, moneda corriente. 
No vendría mal, por justicia y por prudencia, tratar de ponerse uno de vez en cuando en sus zapatos cardenalicios, para ver si desde allí se ve siempre —y con tanta nitidez como desde el teclado de la computadora—, el mejor trillo entre la maleza de la realidad. 

* En la "versión impresa" del Granma que se ofrece en Internet, la nota del Arzobispado habanero no aparece publicada el día 15. Es curioso que una noticia que aparece claramente destacada a las 7:00 p.m. de la noche el día 14 (el sitio web del Granma hace muy pocas actualizaciones durante el día), no haya siquiera aparecido impresa al día siguiente.

3 comments:

  1. Creo que la orden del Cardenal Ortega de sacar a esas personas de las iglesias es totalmente indefendible, sin importar qué pudo haber detrás del asunto.

    ReplyDelete
  2. Estoy de acuerdo con Madelca (para variar): incluso en el caso de que fueran agentes comprobados de la seguridad el mensaje de la Iglesia deberia ser igual de claro, cada Iglesia es la Casa de Dios y como tal debe aceptar a todos y en caso extremo la Iglesia misma debe poner orden en su casa. Jesus expulso a los mercaderes del templo, no pidio ayuda a los centuriones romanos.

    ReplyDelete
  3. Aquí el texto...los disidentes o opositores . en su realidad no es menos cierto que proceden de clase cultural muy baja . , pero el no es el tema . la iglesia cubana ha sufrido durante mas de 50 anos represiones y nunca se ha callado ante el gobierno empezando cuando Jaime era arzobispo de la habana . los domingo de cada mes editaba una hoja con su firma y muy critico del gov . cuando se le llamo para bendecirlo como cardenal de cuba . una de las cosas que se le pidió es que no puede meterse en política como lo hicieron ernesto crdenal en nicaragua . y otros que por desobediencia buscaban un minuto de fama en latinoamerica , , AUN asi . desobedeció y saco de prision a muchos . y junto con familiares muchos de ellos . ah , eso lo criticaron . los cubanos . somos . una especie muy mala . lo bueno lo destruyen con la lengua o escribiendo basura . aun asi intervino por la familia de tamayo . el cual ningún buen ejemplo dieron . saliendo de cuba . mire el rechazo de la comunidad cubana de miam i . ya ni se habla . pero aun mas , si el fuera adivino . yo a los presos los hubiera dejado en las prisiones . , ya que no tardaron de manifestar su mal agradecimiento hacia el acto de buena voluntad de jaime . , creo que para hablar de jaime hay que conocerlo y ud no lo conoce . y por ultimo lo de la entrevista . creo que ambos cometieron un error . roman por decirle eso que no estuvo bien . y jaime por ponerlo de ejemplo . asi que no creo que su pensamiento sobre la iglesia o jaime ud lo conozca . ud conoce lo que dicen los medios de prensa en miami . con muy poca credibilidad . como oscar haza , el nuevo herald . y algunos blog como este . es mi criterio y se lo que digo . escarbe la verdad . de la verdad antes de escribir . y eso podrá ser un buen articulo .

    ReplyDelete